La importancia de la nutrición

Muchas veces hemos oído hablar acerca de la importancia de la nutrición, o de alimentarnos de manera balanceada. Vaya, hasta en los anuncios y comerciales de comida chatarra encontramos esos mensajes. Pues bien, no se trata de algo erróneo, en absoluto, puesto que llevar una dieta balanceada tare consigo muchos más beneficios de los que creemos.

Por lo regular, cuando uno empieza a adentrarse en la vida fitness, siempre se nos advierte que, si no comemos de manera adecuada, difícilmente podremos alcanzar nuestros objetivos. Pero esto es tan sólo un aspecto de lo que una buena alimentación abarca.

Más allá del ejercicio y el aspecto deportivo, se ha comprobado que muchas enfermedades pueden tratarse o prevenirse con solamente comer de forma correcta. Un buen ejemplo de ello es la diabetes, la cual suele ser provocada por la obesidad y el sobrepeso.

Entonces, al entrar en tratamiento, los doctores siempre recomendarán diversas soluciones de índole alimenticia, como dejar de consumir azúcares y carbohidratos refinados, entre otros.

No obstante, los problemas de salud debido a una mala alimentación no necesariamente son exclusivos de la obesidad, puesto que, en incontables casos, ese aspecto puede generar problemas en personas delgadas, o que no necesariamente tengan una condición de salud negativa en específico.

Por fortuna, es un hábito que se puede modificar con relativa facilidad, puesto que no vamos a mentir sobre lo complicado que suele ser; requiere de motivación y voluntad. Mucha voluntad. Aunque, por otro lado, tampoco se trata de comer lechuga todo el tiempo, pero sí es muy crucial incluir todos los grupos alimenticios en nuestra dieta.

¿Cómo tener una alimentación balanceada?

A continuación, te compartimos algunos consejos:

  1. Procura no consumir en exceso las carnes rojas, y alterna entre otras fuentes de proteína (pollo, pescado, huevos, etcétera.)
  2. Disminuye el consumo de harinas refinadas, y sustitúyelas por aquellas de tipo integral.
  3. De vez en cuando, date un gusto y come lo que más se te antoje, pero procura que no sea muy seguido.
  4. De preferencia, no consumas tanto sodio, el cual puede traerte problemas de salud como hipertensión, problemas cardiacos, entre otros.

Como podrás ver, no es tan difícil adquirir hábitos alimenticios más saludables; solamente debes estar consciente de todos los beneficios que podrás obtener al aplicarlos en tu vida cotidiana, y tanto tu salud como tu bienestar se verán muy favorecidos.

Te invitamos a seguirnos en Facebook e Instagram para conocer más sobre la alimentación y el mundo fitness.

Suscribete a Nuestro Newsletter

Recibe un 10% de Descuento